¡Gritos y agresiones! La escandalosa noche de Andre Rincón en MasterChef: lo que no se vio en cámara – Revista Paparazzi

¡Gritos y agresiones! La escandalosa noche de Andre Rincón en MasterChef: lo que no se vio en cámara

La actriz quedó eliminada del reality y experimentó una situación picante motorizada en los nervios.
TEVE
TEVE

Andrea Rincón estacionó en la parada final de su recorrido por MasterChef. La actriz no logró superar la gala de eliminación y el jurado decidió prescindir de su continuidad en el certamen. Una situación que causó congoja entre sus compañeros.

En el episodio del domingo se percibió las dificultades de la artista para cocinar un matambre con papas rejilla, un típico plato de los bodegones porteños. En el último tramo de deliberaciones, Andrea quedó mano a mano con María O’Donell y los chefs determinaron su salida del reality.

Al aire se la notó emocionada, como sumida en una explosión de sensaciones que latían en su interior. Con un gesto de tristeza, Rincón anticipó un poco lo que corría en sus venas al expresar: “Les agradezco la paciencia, porque soy una persona difícil, vivo así y es muy difícil llevarla”.

En otro tramo, la morocha volvió a elegir como despedida palabras peculiares, que refieren a su personalidad y su historia de vida, al aseverar: “Les agradezco a todos por haberme aguantado, porque sé que es difícil”.

Mientras los participantes le regalaban cientos de conceptos amorosos y a más de uno se le borbotaban las lágrimas de las pupilas, Andrea se quitó el delantal, con cierta bronca, y se retiró al grito de “¡Viva Perón, carajo!”.

Paparazzi accedió a fuentes precisas que experimentaron todo el detrás de la eliminación, todos los sucesos que se encadenaron pos dictamen del jurado. A partir de las averiguaciones se puede especificar que Andrea ingresó en un estado de shock.

La actriz no esperaba irse de MasterChef, sentía que por su personalidad y pericia podía erigirse en una de las finalistas. Cuando le cayó la ficha que ya no continuaba en el reality se sumió en la desesperación y los gritos. Trataron de contenerla pero se tornó muy complejo.

Incluso la producción se movió raudamente para calmar a Rincón y llevaron psicólogos para ayudarla en ese trance de cólera, de indignación y de angustia profunda. No fue una salida sencilla y Andrea sintió el cimbronazo, el golpe que no vio venir.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig