in

Marcela Tauro debutó en el programa de Fantino y Ventura la recibió con mala onda: “No hagamos de esto una novela”

La panelista volvió a la tevé y compartió su primer “cruce” al aire con el periodista.

Hace un mes y medio que Marcela Tauro estaba ausente de la tevé. Después de un “cruce” al aire con Jorge Rial en Intrusos, donde trabajó por casi dos décadas, quedó afuera del legendario ciclo y se habló mucho sobre futuro laboral.

La semana pasada se conoció que, finalmente, la panelista se sumaba a Fantino a la tarde, el programa que conduce Alejandro Fantino en América. Y hoy, lunes 29, pasados dos minutos de las cuatro de la tarde, volvió a estar en cámara.

El conductor del ciclo la presentó con amorosas palabras, resaltando que entre ellos hay una amistad de años y de que estaba feliz de que fuera parte del programa.

Claro: fue él, al conocer que Marcela no estaba dispuesta a volver al piso del programa que antecede al suyo, quien gestionó rápidamente su incorporación.

Y después de un simpático intercambio con Mauricio D´Alessandro -vía skipe, ya que su mujer, Mariana Gallegos, está con Covid 19 y tiene que respetar el aislamiento–, ingresó al estudio Luis Ventura, quien estaba demorado porque lo había agarrado el un embotellamiento en el Puente Pueyrredón.

Fantino, gran entendedor del mundo televisivo, enfatizó en esa situación y en el primer cara a cara entre Luis y Tauro, después de años de pelea y distanciamiento, haciendo hincapié en que tenía, a su lado, a dos “pesos pesados” del periodismo de espectáculos.

Marcela acompañó la caminata de Luis a aplauso cerrado y cuando ella le propuso saludarse con el codo, se encontró con una “cortante” respuesta de Ventura.

Marcela quizo saludar a Ventura con el codo pero el periodista se negó

“No hagamos de esto una novela, laburemos, trabajemos”, le respondió Luis, con tono firme, algo que despertó la sonrisa de la rubia. Para “salir” de la situación, y darle pasó al primer tema que compartieron, Ale retomó la separación de Marcelo Tinelli.

Quizá, con el correr de los días y las semanas, Marce y Luis podrán tener la conversación que, tal vez, tienen pendiente para limar asperezas…

Comentarios