Mientras Cinthia Fernández trabajaba, Matías Defederico pasó el día jugando con las hijas en la casa de ella: «Felices» – Revista Paparazzi

Mientras Cinthia Fernández trabajaba, Matías Defederico pasó el día jugando con las hijas en la casa de ella: "Felices"

¿Hicieron las paces? ¿Hubo un acercamiento? ¿O será el comienzo de una nueva polémica? Solo el tiempo tiene la respuesta.
TEVE
TEVE

"La casa de Cinthia Fernández en el country" podría ser el título de una serie que ya hubiera entregado un par de capítulos interesantes en lo que va de la cuarentena. Peleas, acusaciones, intrigas, vecinos misteriosos, vecinas guerreras, y ahora un reencuentro familiar le pusieron pimienta al aislamiento de la morocha. Atención, Netlflix...

En el mismo barrio privado donde Cinthia se peleó a muerte con una vecina porque, según ella, le había "robado" un producto que le habían enviado a su nombre, y donde después denunció que la casa lindera a la suya está desocupada porque quien la habita "es un narco que está profugo de la justicia", hoy se dio una imagen digna de otro episodio.

Desde hace un puñado de semanas, Cinthia trabaja como panelista en el programa El Show del problema, de Canal 9. En un momento del día, claro está, debe dejar su casa, su famosa y a estas alturas problemática residencia del barrio privado, para dirigirse a la emisora. Es allí cuando se le planea el interrogante: ¿Con quién dejar a sus nenas?

Cinthia es mamá de tres hermosas, ruidosas, pícaras y revoltosas nenas: Charis, Bella y Francesca. Las tres son fruto del vínculo que mantuvo con el futbolista Matías Defederico, con quien atravesó una relación tumultuosa, llena de sospechas de infidelidad y de viajes por los destinos más recónditos del planeta, y un post divorcio más complicado aún, con un sinfín de denuncias y acusaciones.

Lo que pasó hoy fue que, por necesidad o por un acercamiento con el ex delantero de Huracán, Corinthians e Independiente, Cinthia les dejó las nenas y se fue por un buen rato. Así que, mientras ella laburaba para parar la olla, él se revolcaba entre los sillones de la casa de su ex jugando con sus hijas.

CINTHIA CON LAS NENAS. LAS ADORA Y DA LA VIDA POR ELLAS.

Defederico no se anda con chiquitas a la hora de acompañar a sus nenas. Ellas querían pintarle la cara, y el papá les dio el gusto. Una de ellas mandó betún sobre su cara y con el pincelito le dejó el rostro "medio negro". "Quedé hermoso", escribió en sus historias. Razón no le faltaba: la imagen de un padre jugando con sus hijas siempre es pura ternura.

Ahora habrá que ver la reacción de Cinthia. Que siempre es imprevisible. Puede ser amena, graciosa, serena, o puede resultar explosiva. Porque si ella se enoja, siempre se desata el verdadero show del problema.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig