Mauricio D’Alessandro reveló la escandalosa pelea de Ana Rosenfeld y su esposa en una fiesta – Revista Paparazzi

Mauricio D'Alessandro reveló la escandalosa pelea de Ana Rosenfeld y su esposa en una fiesta

¡Qué lío! El letrado reveló un desconocido suceso ocurrido en el casorio del ex conductor de Intratables.
TEVE
TEVE

Invitado a Intrusos Especial, el reconocido abogado le puso su pizca de humor y picardía al programa de espectáculos. Pero también se animó a contar un chimento de color que tiene que ver con su vida personal, más precisamente con su esposa Mariana Gallegos y un incómodo momento que le tocó vivir.

Luego de que Rodrigo Lussich le propusiera enumerar a sus 10 abogados preferidos, Mauricio D´Alessandro empezó a dar nombres, entre los cuales no incluyó a Ana Rosenfeld, pero agregando a su esposa a la lista confesó: “Si tuviera un problema de familia contrataría a "Ojitos" (como apoda a su mujer) porque es barata, y sino me mata”.

¿Para qué la llamarías a Rosenfeld?”, le indagó el conductor de Intrusos, a lo que Mauricio contestó: “Para un shabat. ¡Ojo! porque Ana es muy divertida en las cenas. Para abogada no. Además me he peleado mucho. Ahora me llevo bien y es mejor así. Ella tiene un problema con "Ojitos". En realidad, "Ojitos" tiene un problema con ella. Defienden lo mismo y tuvimos un cruce terrible en el casamiento de Fabián Doman”.

"A Rosenfeld la llamaría para un shabat, no para abogada. Me llevo bien, pero tuvimos un cruce terrible en el casamiento de Fabián Doman”, confesó el abogado.

Hubo una especie de discusión. Ana es impetuosa y vino a encararnos. Ojitos no la conoce porque pertenece a otra generación. Ana llegó enojada y le dijo: "Con vos tengo que hablar". Ojito es un chichón que mide 1,51 y estaba hablando con Sandra Borghi de otras cosas”, describió el letrado.

Y siguió: “Le dijo: "¿Te podés ir Sandra que tengo que hablar con ella a solas?" Y Borghi pobrecita agarró el sobrecito que tenía para irse. Y Mariana le dijo que no se vaya y que lo que le quiera decir lo hiciera delante de ella”.

Ahí Ana se enojó. Yo estaba ahí y me quería morir. Me reía con la mitad de la boca, le decía "Anita no te preocupés". Para colmo "Ojitos" que me miraba como diciéndome que si le volvía a decir "Anita" me mataba a trompadas… Y Borghi anonadada”, cerró D´Alessandro.

Más información en paparazzi.com.ar

TEMAS

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig