Nazarena Vélez contó cuál fue el peor momento de su vida: “Llegué a robarme talonarios para…” – Revista Paparazzi

Nazarena Vélez contó cuál fue el peor momento de su vida: “Llegué a robarme talonarios para…”

La actriz narró episodios complejos de su vida como la necesidad de mentirle a sus hijos y fraguar documentos para adquirir el peligroso estimulante.
TEVE
TEVE

Nazarena Vélez siempre se ha exhibido como una valiente, una mujer que se arroja y no le teme al qué dirán. Ahora protagonizó un testimonio desgarrador, en el que describió un periodo complicado, que incluyó una adicción muy peligrosa.

En consonancia con la decisión de revelar circunstancias delicadas de su vida, la actriz armó una serie de videos, el año pasado, en los que ha narrado cuestiones muy dolorosas, como ser abusada, golpeada y amenazada por una expareja, o aquella de la grabación sin su consentimiento de relaciones sexuales.

Ahora, la mamá de Barbie Vélez abordó otra de las etapas muy sensibles de su recorrido, que se relaciona con la adicción a las anfetaminas, en busca de mantenerse en una delgadez, producto de la presión social y su propia percepción de su cuerpo.

En su visita al piso de Cortá por Lozano, Nazarena abrió su corazón y describió: “Es todo un camino. Yo no me acepto nada. Si me odié toda la vida, es muy difícil que te aceptes en dos años”.

Respecto a su consumo indiscriminado de anfetaminas, la blonda confesó: “Llegué a ingerir treinta pastillas y me ponía el reloj tipo a las ocho de la mañana para tomarme una pastilla porque mientras dormía le quería ganas horas al día”.

En pos de concientizar a la sociedad sobre los erráticos comportamientos que derivan de una adicción, Vélez reveló un accionar impresionante que llevó a cabo en esa época. “Lamentablemente, las compraba con una receta en la farmacia. La receta te la da primero un médico y yo llegué hasta robar talonarios para hacerme las recetas. Estaba enferma”, exteriorizó.

Para cerrar, la actriz compartió el aprendizaje de toda esa oscura etapa: “Me veía flaca y me odiaba también porque me veía las estrías, la celulitis. No estaba contenta. Siempre fui muy traumada, pero la diferencia es que me estaba muriendo. Tenía todos los números para morirme”.

Más información en paparazzi.com.ar

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig