La accidentada noche de tres Angelitas en el estreno de la serie de Maradona – Revista Paparazzi

La accidentada noche de tres Angelitas en el estreno de la serie de Maradona

Pía Shaw, Andrea Taboada y Maite Peñoñori fueron a la avant premier de la ficción, y sufrieron un desperfecto que les costó horrores solucionar.
TEVE
TEVE

La expectativa: discutir acaloradamente las escenas, las actuaciones, los diálogos y las escenografías de la serie que recrea la vida de Diego Armando Maradona, el más grande todos, disfrutando unos tragos en medio de la tórrida y agobiante noche.

La realidad: varadas en la calle por la pinchadura de una goma, estuvieron un montón de tiempo tratando de solucionar el desperfecto y no se habló de otra cosa que de crickets, ruedas, mecánicos, gatos, grasa y bujías. De las copas, ni noticias: apenas las que pudieron mostrar en la ficción ganadas por el Diego. Tres angelitas imaginaron una velada divertida y amena y terminaron con un problemón entre las manos.

Pía Shaw, Andrea Taboada y Maite Peñoñori fueron las representantes de Los Angeles de la Mañana en la "avant premiere" de la serie que esperaba el mundo entero. El debut de "Maradona, sueño bendito" superó los 8 puntos de promedio en la emisión del 9 y la rompió toda en todos los sentidos.

Para las celebridades y buena parte de la prensa se hizo un "espectáculo de presentación" en la cancha de Argentinos Juniors, allí donde Diego asomó al fútbol profesional cuando aún era un adolescente.

Las chicas fueron vestidas como para ir a un casorio. Se tiraron el ropero encima y empilcharon para que la gente se diera vuelta a mirarlas. Estaban espléndidas. El maquillaje y los peinados denotaban, además, horas y horas de preparación.

Ellas no estaban para la alfombra roja: estaban para las alfombras de todos los colores de lo bonitas, simpáticas y predispuestas que se las veía. Después de tanto encierro, tanto miedo y tanta penuria por la pandemia, por fin había llegado el momento de salir, de reirse, de pasarla bien. De disfrutar.

El plan venía saliendo a la perfección. Un auto, una conductora designada: Pía Shaw. Ella tenía que levantarlas con el coche para desembarcar todas juntas en La Paternal, el barrio del Bicho colorado de toda la vida. La cancha, cómo no, se llama Diego Armando Maradona y al club se le dice "El semillero del mundo" precisamente por la increíble cantidad de jugadores de altísimo nivel que salieron de sus divisiones inferiores.

En el club se les sumó Pampito, quien trabaja para la "competencia" (ahora está en Mañanísima, el ciclo de Carmen Barbieri en Magazine) pero las conoce "hace mil años" y ya es más amigo de ellas que colega o rival.

La estaban pasando de recontra primera, vieron el primer capítulo, hicieron bromas, se pasaron chimentos, averiguaron cosas para decirlas en sus programas.

El inconveniente llegó después. Al finalizar la emisión. Se volvían en el auto cuando comprobaron que habían pinchado una rueda... y que nadie sabía arreglarla. Ninguna de las 3 chicas ni tampoco el muchacho, que igual se las ingenió para armar el cricket y dio una mano para sacar el neumático. Eso sí: hasta que entendieron cómo hacerlo había pasado un rato larguísimo. Se lo tomaron genial y se rieron mucho mientras se filmaban. Les sobran chimentos... ¿Les falta calle? ¡Puede ser!

Más información en paparazzi.com.ar

TEMAS

Comentarios

Vínculo copiado al portapapeles.

3/9

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

Ant Sig